A menudo me he preguntado por qué el fenómeno de la persecución de la brujería comenzó de súbito en la segunda mitad del siglo XV y alcanzó su ápice a primeros del XVII. Para desaparecer poco después.

Nadie ha respondido adecuadamente a este enigma.

Yo tengo mi propia hipótesis provisional. Creo que el desarrollo vertiginoso de la imprenta, a lo largo de los siglos XVI y XVII, tuvo como primera consecuencia un despliegue de las “fake news”, y una expansión del miedo, la superstición y el odio. Me temo que, primero de todo, la imprenta fue un instrumento de agresión. Antes que ninguna otra cosa. Y que tuvo un papel destacado en las guerras de religión del XVI y en el anticipo del holocausto que constituyó la Guerra de los 30 años al comienzo del XVII, la cual, si bien fue una guerra de dominio, tuvo la religión (y las mentiras impresas) como coartada.

Hay cosas que me hacen pensar así y se me antojan como pistas. Por ejemplo, me fijo en que la persecución de las brujas comienza puntualmente con la difusión de un libro infame que se convirtió en el best seller de finales del Cuatrocientos: el Malleus Malleficarum de Kramer y Sprenger (un manual para identificar, perseguir y ejecutar a las brujas). O el hecho de que Zugarramurdi, el gran enclave hispano de la persecución de las brujas en España, el Salem europeo, fuese un conocido punto de importación clandestina a nuestro país de muchos libros y panfletos prohibidos, impresos en Francia, que eran objeto de contrabando a través del túnel excavado por el arroyo Orabidea, en cuyo interior se encuentra la Sorginen Leizea.

Estos días, en los que estoy leyendo una excelente obra ambientada en la devastación de la Guerra de los Treinta Años, escrita por Daniel Kehlmann, me doy cuenta de lo mucho que se parece nuestro tiempo a aquellos tristísimos momentos que arrasaron Europa. Las redes sociales están jugando exactamente el mismo papel que jugó por entonces la imprenta; difunden la mentira, estimulan la ira y consolidan el sectarismo. 

Acaso cabe temer consecuencias similares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s