El 8 de Marzo de 1975, mientras Naciones Unidas declaraba solemnemente el 8 de Marzo como Día Internacional de la Mujer, una manifestación de mujeres recorría las calles de París. 

¿Esa manifestación feminista tenía como objetivo saludar y celebrar la decisión de Naciones Unidas?

Todo lo contrario.

La multitud de mujeres que recorrían las calles aquel primer 8M lo hacían como protesta, porque consideraban que con la dedicación  del 8M a la Mujer, el sistema capitalista estaba dando pasos para domesticar el movimiento feminista.

Realmente hay dos posturas diferentes en relación con el papel de las izquierdas y el anticapitalismo en relación con el feminismo. 

Hablo de esto con Marta, mientras cenamos.

Una de esas dos posturas sostiene que el liderazgo hegemónico de la izquierda anticapitalista en la movilización del feminismo (como se está viendo que ha ocurrido en las dos últimas huelgas feministas de los 8M), puede acabar arruinando la causa, al promover una reacción del sistema que, en defensa propia, acabará fagocitando el movimiento.

La otra postura sostiene que esa domesticación del movimiento feminista ya se ha producido. Y que la prueba de ello está también en los recientes 8M’s, a los que oportunísticamente se ha adherido, con el mismo fervor interesado con el que se adhieren al Halloween, al Black Friday o la Nochebuena, todo el tejido socioeconómico, incluyendo bancos, marcas de todo tipo y entidades y empresas multinacionales.

Yo no me adhiero a ninguna de esas dos tesis.

Tan solo tengo claro que la prioridad en relación con la liberación femenina habría de ser la lucha contra la explotación laboral de la mujer, de la cual derivan posiblemente todos los restantes aspectos que afectan al lacerante problema de la desigualdad de géneros. 

Marta me dice que lo que hace falta, más bien y ante todo, es un cambio en educación.

Yo le respondo que a mi juicio, la educación nunca puede cambiar los sistemas, sino que solo un cambio en los sistemas producir verdaderas transformaciones en la educación.

Y le invito a echar un vistazo al vídeo de la manifestación del 8 de Marzo de 1975 en París, que he mencionado al comienzo de este post.

Se puede ver en la web del Centre Audiovisual Simone de Beauvoir.



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s