Las pancartas de las manifestaciones constituyen un verdadero género literario. 

Algún día trataré recopilar algunos de los mejores ejemplos. 

Empezaré, tal vez, por esa deliciosa pancarta que apareció el pasado 8 de Marzo; tan solo decía: “Neruda, cállate tú”. 

Sublime.

Otra obra maestra es la que apareció hace unos días en una manifestación en Moscú contra la censura. Era simplemente una pancarta…en blanco…completamente en blanco.

No se puede decir más con menos.

Todo un milagro semiótico.

Y otra magnífica pancarta la ha mostrado una mujer entrevistada anteayer en una plaza de Moscú. En su cartel solo se leía: “dos palabras” (dvie sloba), con lo que obviamente se hacía entender el ya clásico “no a la guerra” (niet voinie) sin incurrir con ello, formalmente, en violación de la censura.

Pero de poco valió el subterfugio pues, tan pronto como la mujer mostró la pancarta a un periodista occidental, fue capturada por la policía.

Supongo que también capturó la policía a la persona de la pancarta en blanco. 

Lo que pasa es que no acabo de ver cómo habrán de imputar a esa persona los sicarios judiciales del régimen neozarista. Después de todo, no dijo nada.

Un comentario en “Dos Palabras.

  1. A buen entendedor, pocas palabras bastan. Y no hacen falta pancartas, unas manos blancas ya lo dicen todo. La caída del muro de Berlín se inició con las manifestaciones donde el pueblo llevaba en una mano una vela encendida, cuya llama debía proteger con la otra, no dejando así la posibilidad de empuñar un arma.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s