Sabedor de mi patológico y deletéreo amor por el juego de las 64 casillas, un amigo lector me pregunta si le puedo decir algo sobre el lema de Federación Internacional de Ajedrez–“Gens Una Sumus” (somos una sola tribu, o somos una sola familia)–que a él le parece muy motivador.

Ciertamente lo es. Más hoy que nunca. Y ciertamente le puedo decir algo. Siempre me atrevo a decir algo, eso ya lo saben los que me conocen…

La frase nos remonta a un fragmento de un poema de Claudio Claudiano, un poeta romano del siglo V d.c, que formaba parte de la corte de lo que podríamos llamar el diwan del emperador Honorio.

El poema en cuestión es una alabanza de Roma en honor del General Estilicón, el habilidoso magister millitum que salvó a Italia de las hordas de Alarico y que en pago de sus victorias recibió del celoso Honorio una bonita condena a muerte (ya se sabe que hay quien olvida los favores y hay quien se venga de ellos…la cosa va a partes iguales).

El lema que nos ocupa aparece en un verso ligeramente diferente al del lema de los ajedrecistas: “cuncti gens una sumus”, es decir, “juntos somos una sola tribu”. 

Ese cuncti latino es un apócope de conjuncti, o sea, conjuntados, unidos, y es término relacionado con nuestro “juntos”. Por extensión también se podría traducir como «todos» o incluso «todo el mundo».

En los versos anteriores a la frase que da forma al lema (y que transcribo más abajo), Claudiano nos dice: “esta es (Roma) la que recibió a los vencidos en su seno, y que como madre y no como ama, fue la que dió al genero humano un nombre común, llamando ciudadanos a los que dominaba y creando buenos vínculos con los extranjeros. Su leyes pacíficas (de Roma, se entiende) debemos que los viajeros se sientan en todas partes como en casa, visitando distintos países, llegando hasta la Última Thule y penetrando bosques un día inaccesibles; (gracias a Roma) podemos beber de las Aguas del Ródano o saciarnos con las del Orontes (porqué) sí, estamos unidos en una sola familia”.

La verdad es que sí es edificante esto que escribe el poeta y es algo que tiene especial relevancia en estos oscuros tiempos en los que renace el localismo, el provincialismo, el nacionalismo, incluso el estúpido sentimiento racial. 

También creo que es muy apropiado el Gens Una Sumus como lema de la federación de ajedrez, porque de algún modo, cuando dos personas juegan amigablemente sobre el tablero, se crea entre ellas un cierto vínculo que casi es familiar, y se convierten, si no lo eran antes, en ciudadanos de una misma patria.

Gens Una Sumus. La FIDE eligió bien su lema. Y supongo que habrá otras entidades e instituciones que lo habrán adoptado. De hecho, es también el “motto” del elitista colegio británico de Alejandría, en Egipto, tal vez solo porque el propio Claudiano nació justamente en esa otra ciudad eterna; he aquí una cierta paradoja.

En fin, para los amantes de la lengua latina, copio aquí el texto original del poeta, que me he permitido traducir (muy laboriosamente y seguramente mal) más arriba.

El lector que guste de las etimologías podrá descubrir cosas notables en estos versos de Claudiano. Podrá observar por ejemplo que el “gremium” latino, ancestro de nuestro gremio, resulta ser, etimológicamente “el seno materno” (del verbo latino gero y relacionado con nuestra gestación). Esto da una pista sobre el enfoque con el que nacieron los gremios medievales (y acaso a los actuales sindicatos) como lugares tan protectores y benéficos como el útero materno. También le llamará la atención al lector observador que el verbo latino que usa el poeta–“fovit”–para referirse al hecho de dar un nombre a alguien, nos evoca la idea de iluminación (como en fóvea), tal vez porque si no tenemos nombre no somos sino una sombra, un atisbo de tinieblas…En fin, aquí están los versos.

«Haec est in gremium victos quae sola recepit / humanumque genus commune nomine fovit / matris non dominae ritu, civesque vocavit / quos domuit nexu pio longinqua revinxit / huis pacificis debemus moribus omnes /quod veluti patriis regionibus utitur hospes; /quod sedem mutare licet /quod cernere Thulen / iusus et horrendon quondam penetrare recessus /quod bibimos passim Rhodanum, potamus Orentem / quod cuncti gens una sumus”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s