Hablarle a Dios es relativamente fácil.

Lo difícil es conseguir que te conteste.

Además, cuando alguien nos cuenta que le dice muchas cosas a Dios, lo llamamos devoto.

Pero si nos añade que Dios también le habla a él, le consideramos un chiflado.

Esto es una asimetría incomprensible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s