Sí señor. Era una gran idea. Proclamada por los estudiantes del 68. Reverdecida por los indignados de Sol. Una gran idea, desde luego.

Pero lo que nadie nos aclaró es que la imaginación y el poder son como el agua y el aceite.

Y que la imaginación se va desvaneciendo a medida que se acerca al poder. A más poder, siempre menos imaginación. Y a más imaginación siempre menos poder.

Ahora, ya empezamos a saberlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s