Las rupturas nos hieren. Y nos amputan.

Y esas heridas y amputaciones nos dejan cicatrices y muñones.

Pero lo fascinante es que, muy a menudo, en esas cicactrices y en esos muñones…nacen alas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s