Estos días de verano anticipado protesto porque hay ya demasiadas moscas por la Sierra.

–Este año hay más moscas que nunca. Y son más molestas.

–Dices exactamente lo mismo cada año–me reprocha Mercedes con un cierto aire de resignación–Todos los años igual.

Puede ser. Tal vez con el tiempo  yo voy siendo más intolerante en relación con los odiosos dípteros. Quien sabe. 

O a lo mejor, no. A lo mejor es que realmente hay más moscas. Y más molestas.

Porque puede que la hecatombe aviar esté dejando via libre a las moscas. 

Porque el hecho es que tan solo en la última década han desaparecido 30 millones de gorriones en España. Y la especie ha sufrido un descenso del 21%. Estos pájaros han desaparecido virtualmente de las ciudades. Y sin ellos, las moscas campan a sus anchas.

Esta tragedia aviar debe ser cosa del poderoso Beelzebú, literalmente el «Señor de las Moscas», que es como llamaban a esta divinidad cananea los judíos, mofándose de la carne putrefacta que dejaban los adoradores de Baal en sus templos.

Y cabe recordar que hay algo de profundamente diabólico en un mundo con muchas moscas y sin pájaros. 

Baste recordar que los antiguos griegos llamaban Averno al infierno.

Y Averno significa exactamente «sin pájaros» (partícula negativa «a«, y pájaro: ornis). Ni más ni menos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s