Alguien ha dicho, hablando de ciertas difíciles decisiones de gobierno, que su eficacia estaría condicionada por «las habilidades de ese insidioso y marrullero animal, al que vulgarmente conocemos como hombre de estado o político, cuyas posiciones son guiadas por la evolución de las circunstancias en cada momento«

Es curioso que tan aguda frase frase, que muchos suscribirían hoy como perfecta descripción de los prebostillos y mandamases que sufrimos, fue escrita precisamente, hace dos siglos y medio, por el gran patriarca del sistema económico liberal. El sistema que, en cierto sentido, fundamenta y soporta precisamente a todo este desolador tinglado de la política y los políticos. 

Puedes encontrar la fuente en el Libro IV , capítulo II de la Riqueza de las Naciones. 

Y por si no me crees, aquí te transcribo las mismísimas palabras usadas por Adam Smith:

«…of that insidious and crafty animal, vulgarly called a statesman or politician, whose councils are directed by the momentary fluctuations of affairs«

No hay nada nuevo bajo el sol.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s