Sabemos que las zoonosis son las enfermedades que se transmiten entre diferentes especies de animales; incluyendo las que pasan de animales a humanos, valga la redundancia.

A consecuencia de la pandemia, se culpa a las zoonosis, esto es, a nuestra promiscua convivencia con diferentes animales, de la colosal tragedia que estamos viviendo.

En realidad, también podríamos ver la otra cara de la moneda. 

La Humanidad se libró de su peor enfermedad, precisamente gracias a la convivencia con animales enfermos…

Estoy hablando de la viruela, cuyo daño sobre el género humano, a lo largo de la historia es realmente incalculable. Ni punto de comparación con el drama del Covid, por más que este sea inmenso.

En el siglo XVIII, cuando incluso el rey de Francia, Luis XV, moría de esta terrible dolencia, Jenner intentó combatirla mediante la generalización de la variolización, es decir, esa técnica ancestral, bien conocida en Oriente, de inocular en personas sanas o con enfermedad incipiente, pequeñas cantidades del pus obtenido a partir de enfermos avanzados.

Pero esta técnica en realidad no funcionaba muy bien. Una de cada tres personas variolizadas moría.

Fue entonces cuando Jenner tuvo una de sus increibles intuciones. Meditó sobre el extraño fenómeno de que los pastores de ganado vacuno no enfermaban de viruela. Investigó y descubrió que eso se debía a que se contaminaban de una forma menos grave de viruela que afectaba a las vacas (el “cowpox”), y eso dotaba a los pastores de los correspondientes anticuerpos que, mira por dónde, resultaban igualmente válidos para combatir la viruela “humana”.

Así fue como nació, de la mano de Jenner, la técnica de la vacunación, que en menos de dos siglos acabaría para siempre con el terrible azote de la viruela (un virus que, por cierto, a partir de los 70 de la pasada centuria sólo volvió a aparecer ocasionalmente por un “spillover” de un laboratorio…) y que pondría freno a muchísimas otras lacras de la Humanidad.

Jenner era un gran tipo en verdad. Le interesaba todo, desde el funcionamiento de los globos aerostáticos (fue el pionero absoluto británico en este campo) al fascinante comportamiento de los pájaros cucos, esas criaturas “explotadoras” que se las arreglan para que otras aves incuben sus huevos y que luego destruyen los huevos propios de la mamá engañada (algo que evoca por cierto lo que hacen los virus, en la medida en que estos también usan recursos ajenos para reproducirse). Todo eso lo descubrió y documentó Jenner.

A Jenner le rindió honores Napoléon, pese a ser inglés y estar en guerra Francia con la Pérfida Albión. Jenner le pidió a Napoleón que liberase un contingente de prisioneros. Napoleón accedió a hacerlo, argumentando que nadie podría negar nada a tan gran benefactor del género humano.

Fue por cierto el gran corso el primero en hacer de la vacunación algo obligatorio. Tras él, deberíamos mencionar al por otras muchas razones denostado rey español Carlos IV, que promovió y financió la asombrosa expedición Balmis a América. Una expedición que se fundamentó en otro de los hallazgos de Jenner, a saber, la posibilidad de obtener nuevas vacunas a partir de pus de sujetos vacunados. A partir de esta constatación, Balmis tuvo la brillante ocurrencia de embarcar niños vacunados en la nave que viajaba a América, como forma óptima de traslado de la sustancia terapéutica en tan largo viaje marítimo, a fin de hacer posible la vacunación universal (y obligatoria) en las colonias hispanas, desde Venezuela y Colombia a las Islas Filipinas. O incluso en partes de China. Los 22 niños que iban transmitiendo su suero por parejas, como en relevos, una vez curados. Eran niños expósitos: no se habían encontrado voluntarios adultos para la misión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s