Escribí el otro día sobre el olfato, aludiendo a mi intución de que este sentido tiene algo de profundamente primordial en nuestra naturaleza y nuestra identidad. Olvidé mencionar un dato fascinante al respecto.

A veces, cuando a un enfermo en coma se le acerca un poco de agua de colonia o perfume, su respiración cambia; respira más profundamente. Esto, para los intensivistas, suele ser el seguro preludio de un despertar inminente.

Posiblemente, nacemos al mundo con el olfato. Pero también renacemos, en cierto modo, cada vez que respiramos para captar el olor de la vida. Como yo lo haré esta mañana ventosa y fría, al salir a pasear con Mao por la dehesa. Un renacer cotidiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s