Normalmente se dice que optimismo es ver el vaso medio lleno, mientras que el optimismo es verlo medio vacío.

A mí esto me parece un poco banal. 

Entre decir que el vaso está medio lleno o decir que está medio vacío no hay gran diferencia, más allá de las palabras que usamos en cada caso para describir la cantidad de líquido.

Si nos atenemos a la analogía del vaso mediado, lo correcto sería decir que el optimista  no le da demasiada importancia al hecho de que falte la mitad de agua en el vaso, mientras que el pesimista considera eso mismo como una verdadera tragedia. Esta es la clave.

 Lo que cuenta no es tanto la descripción de los hechos como la forma en la que interpretamos nosotros las consecuencias de esos mismos hechos.

Lo importante no es lo que nos pasa, sino cómo estamos nosotros dentro de lo que nos pasa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s