Desde que comenzó la pandemia, a los prebostes y prebostillos les ha dado por decir que estamos en una guerra. Debe ser que se han sentido Winston Churchill enfrentándose a Hitler y la amenaza del fin de la civilización.

En realidad, esto no se está pareciendo a una guerra. En las guerras, los políticos tratan de evitar por todos los medios que la gente no sienta miedo. Ahora es al revés; se estimula y promueve el pánico de todas las maneras posibles, con o sin razón. En las guerras, se establece un mando único y todo se subordina a conseguir la victoria. Ahora es al revés; se dividen las responsabilidades, se quitan los muertos de encima las diferentes instancias y se usa cualquier circunstancia para atizar el fuego del debate y la denigración mutua entre las fuerzas políticas. En las guerras, no hay horarios para hacer frente al enemigo. Ahora se paralizan las vacunaciones al llegar los festivos y los fines de semana. Es más bien como una guerra de Gila, en la que se pide al enemigo que por favor pare un momento la guerra porque tenemos que hacer un recado.

Pero los políticos insisten en la comparación. Uno de ellos se ha atrevido a decir que con la vacuna estamos en el principio del fin. Con ello ha parafreaseado una famosísima expresión de Churchill cuando quedó claro que Montgomery se había impuesto a Rommel en el norte de Africa: “No es el principio del fin, sino el fin del principio”, dejó dicho el sentencioso líder británico.

Esa frase se ha convertido en uno de los dos más famosos quiasmos de la historia de la retórica política. El otro es, claro está, el de Kennedy, cuando dijo aquello de “no preguntes lo que puede hacer el país por tí, sino lo qué tu puedes hacer por el país” (una idea que en realidad es de Khalil Gibran no de Kennedy ni de quien le escribía los discursos).

Para construir un quiasmo o retruécano solo necesitamos disponer en orden invertido, los elementos de dos frases o secuencias. 

El nombre de quiasmo proviene del griego kiasmos o Xiasmos, que viene a significar cruzar con una X algo, o hacer algo de forma cruzada. La Real Academia presenta, después de la definición, un verso de Rubén como ilustración: “cuando quiero llorar no lloro, y a veces lloro sin querer”.

El quiasmo una de las figuras del lenguaje que mas juego da. No solo a los políticos en busca de titulares. Su intrínseca simetría lo hace hermosamente contradictorio, pero, paradójicamente, clarificador.

Un quiasmo célebre es el de Mae West, cuando decía que lo importante no eran “los hombres en mi vida”, sino “la vida en mis hombres”. Otro quiasmo famoso es el de Picasso cuando decía que cuando era un niño de doce años pintaba como Miguel Angel, pero que le costó cincuenta años aprender a pintar como un niño…

Es casi insuperable el quiasmo de Temístocles cuando una joven le preguntó con quién debía ella casarse, si con un afeminado adinerado o con un hombre valeroso sin medios. Temístocles respondió que siempre sería mejor el hombre sin dinero que el dinero sin hombre.

Pero mi quiasmo favorito es uno de Diógenes el Cínico. De quién si no.

Resulta que un trepa que había progresado en la corte gracias a sus dotes adulatorias se encaró con el filósofo y le reprochó vivir como un vagabundo, comiendo legumbres.

-Si hubieras aprendido a adular a los poderosos no tendrías que vivir de lentejas.

A lo que Diógenes respondió inmediatamente con el más bello quiasmo de la Historia.

-Si hubieras tú aprendido a vivir de lentejas, no tendrías que adular a los poderosos.

Quizá, en esta vida llena de quiasmos y trepas, el secreto de todo sea simplemente aprender a vivir de lentejas. Que es justamente lo que hemos preparado hoy día de Reyes, para comer, Mercedes, Marta, Kenny y yo. Me salieron perfectas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s