A Marta le extraña que yo no haya escrito nada sobre el término “resiliencia” ¿Es que no vas a tener nada que decir con respecto a esta palabra tan de moda?¿Se te han secado las neuronas?
Pues ya se ha escrito mucho al respecto. Qué voy a decir yo que el lector no sepa ya… De hecho, resiliencia parece ser la segunda palabra más consultada en la web de la Real Academia de la Lengua durante el pasado mes. Y ayer, en un taumatúrgico ceremonial, el término se ha entronizado definitivamente. Ahora todos tenemos que tener mucha resiliencia.
A mí lo único que se me ocurre decir al respecto es que se trata de un término más bien estrictamente técnico, que hasta no hace mucho se usaba solo en los tratados de metalurgia. Y ya se sabe: indicaba la capacidad de un material para deformarse elásticamente ante una fuerza exterior, y hacerlo sin quebrarse o distorsionarse permanentemente. Si el material es resiliente, puede retornar a su estado inicial cuando cesa la fuerza que se ha ejercido sobre él y es capaz entonces de devolver al exterior la energía interna acumulada durante la perturbación. Un buen muelle de acero es el perfecto ejemplo de resiliencia.
El gran valor metafórico de este concepto hizo que los psicólogos y estudiosos del comportamiento humano echasen mano de él para significar la capacidad de una persona para soportar calamidades sin quebrarse y para volver después a la normalidad con plena energía. Yo creo que la primera vez que tuve conocimiento de esta acepción psicológica fue leyendo al fascinante Boris Cyrulnik, y sus estudios sobre los niños con infancia difícil o traumática.
Lo interesante del concepto es que nos sugiere que la verdadera fortaleza de una persona no es permanecer inmutable como una roca ante los avatares del destino, sino más bien ser flexible, acumular energía interna mientras la perturbación se produce, y no quebrarse ante ella, tal como lo hace el bambú frente al viento.
Ahora los prebostes y prebostillos usan mucho la palabra resiliencia. Y lo curioso es que si miramos el DNA de la palabra encontramos que resulta un vocablo que parece pintiparado para ellos.
–¿En qué sentido?
–Pues en que mucho antes de que el término se usase para la metalurgia (creo que a mediados del siglo XIX, en la literatura técnica anglosajona), el verbo latino resilire (saltar fuera) era estrictamente un término jurídico. Era un término muy usado en el Derecho Romano y el Derecho Canónico. Y significaba propiamente el acto de intentar desdecirse de un compromiso adquirido: “sed post obligationem contractam non licet resilire“, nos dice un aforismo jurídico, señalando que una vez se adquiere una obligación no vale echarse atrás…
Por lo tanto, es muy coherente que los profesionales de la cosa pública gusten tanto de la palabra resiliencia, que en su alma etimológica y jurídica viene a significar lo que ellos hacen con gran soltura, a saber, incumplir los compromisos adquiridos. Son, en ese sentido, sumamente resilientes. Saltan ágilmente hacia afuera.

2 comentarios en “De muelles y prebostes.

  1. Tengo manía a esta palabra. En general cuando un término se pone muy de moda me molesta.
    Pero con tu explicación sobre la otra acepción me ha gustado más. Sí, que resilientes son nuestros dirigentes.
    Un saludo

    Me gusta

    1. Cierto. Fea palabra que además a menudo se escribe y se usa mal. Pero hermoso concepto. Los árboles son muy resilientes. Lo más resiliente que existe. No he pasado aún por el camino real hacia El Escorial, para fotografíar tu fresno. Pero he fotografiado otro que está casi a la puerta de casa. Y he escrito una de mis tonterías para glosarlo. Queda pendiente el otro, que me voy a empeñar encontrar la próxima vez que pase en bici por allí. Para decirle, como me encargaste. Y saludar su gloriosa resiliencia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s