Con supremo entusiasmo, el preboste acaba de proclamar, en un foro de capitostes, que no hay mayor problema. Que superaremos pronto esta crisis sanitaria. Que todo irá muy bien.
Estas afirmaciones ante la hermandad del santo balance son no poco preocupantes.
Porque el entusiasta orador es el mismo preboste, ahora con su anguloso rostro pigmentado por una sobredosis de melanina , que lanzó hace un par de meses aquella campaña de propaganda con el lema de “salimos más fuertes” (en tipografía muy bold, eso sí). Y resulta que era justo cuando nos disponíamos a entrar en la segunda fase de la crisis que se daba campanudamente por periclitada.
Es posible que este improbable líder de tan rumboso tumbao al caminar crea a pies juntillas en eso que erróneamente se atribuye a Churchill (y a Lincoln), esto es, que el éxito es tan solo la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo…
Pero hagámosle caso. Como sí sugirió Churchill, es conveniente en estos momentos ser optimista; al fin y al cabo no parece demasiado útil ser otra cosa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s