¿Cuál es la razón de la fascinación que está ejerciendo la película El Hoyo en estos días de cuarentena y miedo.
Tal vez la clave sea que las grandes crisis socieconómicas enfatizan el gradiente social. Y esta película es una metáfora perfecta del gradiente social y sus consecuencias. La gente sabe que en lo malo, el débil sufre aún más que en los tiempos de bonanza. La percepción de la injusticia social es pequeña durante las vacas flacas, pero crece cuando llega la desolación. Por eso, las grandes epidemias siempre fueron catalizadores de colosales cambios sociales. La Peste Negra del siglo XIV se llevó por delante el feudalismo y los siervos de la gleba, abriendo el paso a los gremios, el comercio, la banca y, en suma, al Renacimiento y al Humanismo. Quién sabe a lo que dará paso esta pandemia. Pero para empezar, es seguro que está despertando algo que estaba más bien dormido. Una nueva conciencia social está emergiendo. Del hoyo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s