Hoy ya empiezan a aparecer sesudas reflexiones prospectivas sobre cómo será el mundo del futuro, el mundo post-covid. Se asume en general que será una sociedad hipercontrolada, con cada individuo clasificado permanentemente según sus hábitos de vida, para cuantificar su riesgo biológico, y rigurosamente supervisado a través de los teléfonos móviles o la red de las cosas; una verdadera-y espantosa- distopía al estilo de 1984 o Brave New World.
Puede ser. Pero ni siquiera todo ese odioso control policial salvará a la Humanidad de una nueva catástrofe biológica. Porque las verdaderas causas no parecen que vayan a ser neutralizadas.
Esas causas, son, en síntesis, a) la degradación de los ecosistemas naturales, b) la subsiguiente creación de una nueva micro-biosfera de organismos interrelacionados potencialmente patológicos: virus, bacterias, hongos, protistas, priones…y c) la movilización y dispersión intensísima de todos esos organismos a través de la movilidad geográfica humana y los transportes, lo que les brinda el mejor y más confortable espacio para su desarrollo.
Por lo tanto, ya estemos en una nueva sociedad policial o no, el riesgo de una repetición del Next Big One subsistirá. Y ocurrirá ese nuevo NBO si no empezamos a tomar medidas desde hoy mismo. Sin esperar a que concluya la crisis.
Convendría leer y releer, y volver a leer, las premonitorias palabras que David Quammen escribió en Spillover, hace más de una década:

Diseases of the future, needless to say, are a matter of high concern to public health officials and scientist. There is no reason to assume that AIDS will stand unique, in our time, as the only global disaster caused by a strange microbe emerging from some other animal. Some knowledgeable and gloomy prognosticators even speak of the Next Big One as an inevitability (…) Will the Next Big One be caused by a virus? Will the Next Big One come out of a rainforest or a market in southern China? Will the Next Big One kill 30 or 40 million people? The concept by now is so codified, in fact, that we could think of it as the NBO. The chief difference between HIV-1 and the NBO may turn out to be that HIV-1 does its killing so slowly. Most other new virus work fast.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s