Cuentan que Bahaudin, el gran sabio sufí, acompañado de sus discípulos se cruzó un día con un derviche vagabundo en una de las calles de Bujara.
–¿De dónde vienes tú? le preguntó Bahaudin al derviche errante, siguiendo la norma aplicable cuando uno encuentra a un extraño.
–No lo se–responde el vagabundo.
–¿Qué es el mal?
–Ni la más mínima idea.
–¿Qué es lo justo?
–Cualquier cosa, siempre que me convenga.
–¿Qué es lo injusto?–Cualquier cosa que pueda perjudicarme.
Los discípulos que acompañaban al maestro Bahaudin, indignados por las respuestas del monje errante, comienzan a darle patadas y exigirle que se vaya por dónde ha venido.
Viendo esto, Bahaudin se vuelve hacia sus discípulos y los recrimina:
–¡Insensatos! ¿Acaso no veis la sapientísima lección que nos ha dado este monje? ¿No comprendéis que estaba haciéndonos ver la ceguedad de la Humanidad y lo inconsecuentes que sois todos vosotros, día tras día, sin que os deis cuenta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s