Se ha hablado mucho últimamente de “cordones sanitarios“, en referencia a la proscripción de ciertos grupos políticos. Mira por dónde, nos encontramos ahora con que tiene lugar el mayor cordón sanitario de la Historia de la Humanidad, con más de 30 millones de personas recluidas en cuarentena, en un colosal lazareto.
El lazareto o cordón sanitario, así como la institución de la cuarentena, son inventos venecianos. La primera cuarentena la implantaron los de la Serenísima en Dubrovnik, en el siglo XIV, cuando la peste negra devastaba intermitentemente Europa. Tal vez fijaron el período en 40 días inspirándose algún pasaje del Nuevo Testamento (el retiro de Cristo en el desierto, se supone). Se pensaba, a veces con acierto, que fuera lo que fuese lo que causaba el mal, acabaría por perder virulencia al cabo de esa cuarentena, si se realizaban debidamente las tareas de limpieza, fumigación y purgación.
El primer lazareto fue la minúscula isla de Santa María de Nazareth, en la laguna veneciana (el nombre de “lazareto” proviene de una mala pronunciación de “Nazareth“, que se combina con la dedicación de esa isla a San Lázaro de los Armenios, santo terapéutico protector de los leprosos. En el islote, muy próximo al lido veneciano, eran forzados a desembarcar los navíos que portaban algún enfermo sospechoso de peste. El capitán estaba obligado a mostrar una bandera específica que era avistada por el vigía de la torre de San Marcos. Santa María de Nazareth era perfecto como lazareto porque estaba lo suficientemente lejos como para alejar las miasmas, pero lo suficientemente cerca como para facilitar el traslado de los visitantes sospechosos. Es la misma idoneidad del mayor lazareto que ha existido hasta estos tiempos del coronavirus, esto es, la Isla de Ellis, en la bahía de Nueva York, por la que pasaron millones de emigrantes europeos.
Los venecianos, como he dicho, también inventaron esa otra triste institución que es prima hermana del lazareto, esto es, el ghetto. Si aquel servía de cordon sanitario para los males del cuerpo, este protegía de la expansión de los males del alma. Pero ambos compartían la idea de segregación. Y en muchos casos, como nos indica la Historia, ambas figuras se fusionaron. Porque en no pocas ocasiones se utilizó el lazareto como herramienta de represión social o ideológica. En el Nápoles de 1836, que hervía de inquietud social, las autoridades, con la excusa sanitaria, acosaron y reprimieron a las prostitutas primero, a los vagabundos después, y a los desafectos al régimen finalmente, lo que provocó la ira y el rencor del pueblo, que contribuyó no poco al estallido callejero que cristalizó doce años después. Algo similar ocurrió en otros estados europeos, en los que las intermitentes epidemias de cólera del siglo XIX proporcionaban a la policía una coartada para inmovilizar a los ciudadanos rebeldes. Esas mismas autoridades europeas censuraron los datos sobre la pandemia de influenza que fustigó en tres devastadoras oleadas, entre 1918 y 1919, el continente en guerra, produciendo millones de muertes, principalmente entre soldados acuartelados. Como en la España neutral se editaban los únicos los periódicos hablaban de este zarpazo de la haemophilus influenzae, la pandemia acabó por denominarse, de manera totalmente injusta, gripe española.
El gigantesco lazareto y la populosísima cuarentena que han establecido las autoridades chinas para evitar la expansión del coronavirus puede que ayude a detenerlo o puede que no. Pero algo nos dice que, como enseña la Historia, es casi seguro que podrá servir también como “cordón sanitario” en el sentido que dan los medios ahora a la expresión. Y la cuarentena de los enfermos posiblemente acabe aislando también la verdad, detrás de un muro. De todo eso vienen entendiendo mucho los capitostes del Imperio del Centro. No solo ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s