El fin de año (y realmente el período navideño en su conjunto) es una apoteósis de las supersticiones. Anoche pude comprobar que además de tomar las uvas, usar lencería de color rojo, brindar tras las campanadas, etc…es preciso, si se quiere evitar la mala suerte, dar el primer paso del año con el pie derecho.
Es curiosa esta preferencia del pie derecho. No está clara su razón. Hay referencias en Platón y en Shakespeare a esta superstición, nada menos. Y al parecer, en la liturgia de la Iglesia católica se exige que el sacerdote ascienda al altar poniendo el pie derecho por delante. También en el ejército se suele exigir que el primer paso de los soldados en formación se haga con la pierna derecha. Y que la formación se rompa con el izquierdo…
Yo creo que el tema está relacionado con la tradicional mala imagen del lado siniestro del cuerpo, sobre lo que ya he escrito hace algún tiempo. Y puede que influya también el hecho de que los antiguos soldados de infantería debían necesariamente atacar al enemigo avanzando el pie derecho, mientras blandían la espada con el brazo derecho y el escudo con el izquierdo. Hacerlo de otro modo era un suicidio.
No se. Yo por si acaso he cumplido con esta tradición. Y me he mantenido con el pie derecho levantado hasta la última campanada. Dicen que las supersticiones funcionan incluso con los que no creemos en ellas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s