Un amigo me dice que la lengua es el músculo más poderoso del cuerpo humano. En realidad eso no es cierto, pese a ser “ben trovato”. Porque tendría mucha gracia que la Naturaleza le hubiese dado a la lengua esa primacía sobre el resto de la musculatura, en una especie de confirmación biológica de aquello según lo cual la pluma es más poderosa que la espada…
Pero no, no es así. Tan solo ocurre que la lengua es una estructura muscular muy singular que, entre otras cosas, no muestra casi nunca fatiga. O sea, que no es que la lengua sea poderosa, sino que es virtualmente incansable, como lo demuestran los tertulianos de la radio y la televisión.
En términos de relación entre peso y potencia, los músculos más poderosos del cuerpo humano son los maseteros, es decir, los de la mandíbula que usamos para masticar.
Esto también tiene su gracia. Pero en un sentido opuesto al mito de la lengua. Lo más poderoso sería aquello que nos lleva no al lenguaje, sino a la ferocidad y la destrucción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s