Todos los medios se han hecho eco estos días de un presunto estudio que sitúa a los españoles en la cola de Europa en términos de felicidad autodeclarada. 

En realidad, el estudio es más que sospechoso. Aunque la empresa no ha explicado de forma correcta cómo se ha realizado técnicamente la investigación-lo cual es inaceptable- al menos sí se sabe que los datos se han obtenido mediante las aportaciones de colaboradores retribuidos que cumplimentan disciplinadamente los formularios en internet de la empresa, rellenando casilla tras casilla en los más diversos ámbitos, desde las preferencias en relación con los yogures a la conformidad con la situación sociopolítica del país. Todo en plan industrial.

Por otro lado, los medios de de comunicación han interpretado falazmente el estudio, diciendo “son poco felices” donde deberían decir meramente “se declaran poco felices”. Es muy discutible que se pueda medir objetivamente la felicidad de una persona a través de sus declaraciones. Como tampoco puede medirse objetivamente de ese modo su bondad o su generosidad, por ejemplo.

Pero da lo mismo. La empresa de investigación, con su eficiente “press release” ya ha conseguido que su marca comercial resuene por todas partes, al menos en España. Y lo ha conseguido entre otras cosas gracias a la inveterada tendencia de mis paisanos autolacerarse y a dar bombo a todo aquello que nos minusvalore.

Sin embargo, puede tener cierta credibilidad lo que dice este magno estudio eudemonológico. Porque, repito, no se nos está hablando de cuan felices son los nacionales de cada país, sino de cómo se autocalifican ellos en términos de felicidad. Y son dos cosas bien distintas. 

Tal vez, los españoles son (somos) un punto más ambiciosos en términos de bienestar que otros europeos. Tal vez exigimos más a la vida. Tal vez sabemos que la vida nos puede dar mucho más de lo que tenemos. Y tal vez eso es así porque, en definitiva, somos comparativamente bastante felices y entendemos bien lo que es la felicidad.

Precisamente por ello, quizá sea cierto que los españoles no nos juzgamos tan felices como desearíamos. Y eso podría ser compatible con el hecho de que nuestro “bienestar objetivo” sea elevado. Me estoy refiriendo a un “bienestar objetivo” cuantificable a través de datos y factores muy diversos como el nivel económico, el clima, la alimentación, la dinámica social, el soporte familiar, la sanidad pública, etc…

En cualquier caso, es muy curioso que en este tipo de investigaciones, los países que destacan en felicidad declarada son también los países en los que los datos sobre alcoholismo y suicidio son, con mucho, los más elevados. ¿Es esto una contradicción? Posiblemente no. Puede ocurrir que quien se declara muy feliz sea también quien mayor riesgo tiene de no ser capaz de sobrellevar una reducción súbita de esa enorme dicha que se está atribuyendo a sí mismo.

Si los españoles no se declaran felices, tal vez sea porque en el mundo actual no hay demasiadas razones para ello. Y esa declaración puede ser perfectamente compatible con un elevado grado de resiliencia y capacidad para soportar el mal que a todos nos rodea. De hecho, hay estudios que señalan la existencia de una relación inversa entre positividad y resiliencia. La gente con un alma fuerte y con capacidad de resistir los embates de la fortuna no suele ser la misma que va dando saltitos de alegría por todas partes y llenando sus facebook e instagram con sus selfies en permanente estado de goce y disfrute. 

Si los finlandeses o los daneses se declaran sumamente felices, habrá que sospechar que acaso no están demasiado lúcidos, tal como anda el mundo. Y cabe preguntarse cómo reaccionan esos nórdicos tan venturosos y pagados de sí mismos ante las forzosas turbulencias y tribulaciones que nos va dando a todos la vida, ya vivas en Helsinki o en Zahara de los Atunes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s