En relación con lo que escribí aquí justo ayer, me comenta un sufrido lector que no entiende bien por qué digo que los mosquitos preceden a los huracanes en el ranking de enemigos del género humano. Con mucho gusto me explico.

Según expertos como Timothy C. Winegard, que acaba de publicar una deliciosa y muy recomendable monografía sobre esa criatura superflua cuya única misión en el mundo parece ser la de fastidiarnos (y que no tiene función alguna en el mantenimiento de los principales ecosistemas), el total de bajas humanas debidas a la acción del mosquito y las enfermedades que transmite asciende a unas 800.000 personas cada año. No hay por lo tanto nada tan letal en el planeta como ese ejército de 110 quintillones de mosquitos (110 seguido de 18 ceros) que patrullan el globo para hacernos infelices (con la única excepción de la Antártica, Islandia y la Polinesia Francesa, territorios benditos).

Estas malignas criaturas aladas ridiculizan incluso la bien ganada fama del hombre como asesino de sus semejantes. Los mosquitos nos dejan en la humillante segunda posición, pues apenas superamos el número de 500.000 víctimas al año asesinadas por nosotros mismos, ya sea mediante alguna de las mil y una formas del crimen vulgar o bien mediante la guerra organizada y masacre sistemática que se nos da muy bien.

Frente a estas cifras, los daños de los vendavales se presentan como secundarios. Es cierto que el más mortífero de los huracanes atlánticos, es decir, el Gran Huracán de 1780 (todavía no se les daba esos nombres que aún los hacen más similares a los monstruos mitológicos) produjo 4.000 muertos en Barbados y 9.000 en Martinica. Por otro lado, también es verdad que esa versión asiática de los huracanes atlánticos que son los ciclones del Indico, nos ofrece terroríficos desastres como el que se produjo el 25 de Noviembre de 1839, en la región de Bombay, que ocasionó un número de bajas estimado en 300.000…

Pero en términos generales no se puede comparar el daño de los ciclones, tifones o huracanes con el de los mosquitos que, según los expertos, han acabado con la vida de 52 mil millones de seres humanos (es decir, más o menos la mitad de los homo sapiens nacidos en el planeta en los últimos 200 mil años). Ante eso, “los monstruos absolutos” como el bocazas de Trump ha calificado al huracán Dorian (al tiempo que se iba a jugar despreocupadamente al golf), resultan empequeñecidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s