En un post reciente, mencioné el famoso experimento mental que Einstein realizó cuando era solo un adolescente. Se trataba de la fantasía según la cual Einstein acompañaba a un rayo de luz, a su misma velocidad. Luego lo adelantaba y miraba hacia atrás. Se imaginaba viendo un mar de ondas lumínicas “congeladas”. 

Sin embargo, él sabía muy bien, porque ya tenía suficientes conocimientos de física y electromagnetismo, que una onda, por definición, no puede estar congelada. Esto le llevaba a una contradicción que solo podía ser salvada si se asumía que resultaba imposible superar la velocidad de la luz.

Un lector me dice que no ve con claridad la razón por la que Einstein se negó a aceptar la visión de un océano de ondas lumínicas congeladas. ¡Yo puedo imaginar es mar de luz con claridad!-me dice este lector.

La mejor respuesta es una metáfora. Pensemos en el sonido que emite un violín. Sus cuerdas crean oscilaciones en el aire. Esas oscilaciones o vibraciones…¿pueden congelarse? ¿cómo nos lo imaginamos? ¿Acaso como una nota contínua sonando sin cesar?

Evidentemente, no. 

Para que una nota suene, debe haber vibración. Si “congelamos”, no hay vibración. Y si no hay vibración, no hay nota. 

Del mismo modo, si las ondas lumínicas estuvieran “congeladas”, simplemente no habría nada. Por eso no es posible que el veloz corredor que adelantase a la luz viera tras sí un mar de ondas. No tiene sentido decir esto. 

No tiene sentido tampoco imaginar el espacio que ocupa un fotón. No se puede hablar de un mar de fotones “congelados”. Un fotón no ocupa espacio porque no tiene límites espaciales definidos. Esto es así porque un fotón es meramente la excitación de un modo de vibración del campo electromagnético. No ocupa un lugar en el espacio. No es una entidad espacial.

De hecho, el espacio en sí mismo es una noción que no encaja nada bien con lo que la física contemporánea nos enseña. Nuestra noción de espacio se relaciona con nuestra experiencia moviéndonos a cierta velocidad. Pero la velocidad para los físicos es algo muy diferente que para el hombre ordinario.

Todas las leyes físicas, absolutamente todas, son invariables sea cual sea la velocidad a la que nos estemos moviendo. Dentro de una nave espacial, no existe ninguna forma de determinar si estamos o no viajando a cierta velocidad, como no sea en referencia a algún objeto exterior. 

Tiene entonces que existir una forma de concebir un mundo en el que la velocidad subsista como realidad objetiva, pero sin contradecir el hecho de que no puede objetivarse desde el punto de vista del sujeto que se está moviendo.

Esto puede hacer pensar que la velocidad es una ilusión de la mente. Pero sabemos que no es así. En absoluto. 

La solución a este dificilísimo rompecabezas conceptual es la que intuyó (y luego demostró) aquel adolescente de 16 años: ¡de algún modo, estamos insertados en un gran “chicle cósmico” que se estira y deforma!

Cuando creemos que nos movemos respecto a un observador externo, lo que está ocurriendo realmente es que el chicle en el que estamos se estira, y el observador externo tiene la impresión de que nos alejamos de él (lo mismo que nosotros). Pero en realidad, lo que está ocurriendo es que se está produciendo una deformación del “chicle cósmico”. Por decirlo de algún modo, no nos movemos del sitio…

Y, en la medida en que nosotros mismos formamos parte de ese chicle cósmico que se estira o encoge, también nosotros nos deformamos, al igual que nuestros relojes. Y si se deforman los relojes, el tiempo se deforma, porque el tiempo no es sino aquello que medimos con los relojes. Si acaso.

El universo al que se accedió con las ecuaciones de Maxwell y la Teoría de la Relatividad, es por lo tanto muy extraño. Tan extraño, que hace falta la mente de un niño o un adolescente para intentar entenderlo.

Preferiblemente si ese niño o adolescente se llama Einstein. Y aún mejor si le gusta mascar chicle…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s