Pues ea, hijas mías, no haya desconsuelo; más cuando la obediencia os trajere empleadas en cosas exteriores, entended, que si es en la cocina, entre los pucheros anda el Señor, ayudándoos...”


Esto decía Teresa de Ávila en el Libro de las Fundaciones.

No es de extrañar por tanto esa chusca noticia que nos ha llegado, según la cual un cierto puchero electrificado vendido en no se qué red de supermercados, nos espía con un micrófono oculto. Sin duda lo hace a favor de la nueva deidad de nuestros tiempos, esto es, la Red y los que la controlan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s