Cuando la autoridad pone en marcha la enésima medida de control de los súbditos y de restricción de sus derechos, sale el periodista de turno y pregunta a los viandantes en la calle, micrófono en mano, por su aceptación de la medida.

“Hombre, si es por razón de aumentar la seguridad, pues tendremos que aceptarlo…”

Todas las respuestas son mas o menos de este tenor. El ciudadano medio es capaz de aceptar cualquier desafuero si desde el Poder le han convencido de que eso se hace, claro, por su propio bien y seguridad…

Benjamin Franklin ya supo intuir, hace más de dos siglos y medio esta tendencia a la aberración de la sociedad hipervigilada, como la que ahora padecemos. En una carta al gobernador de Pensilvania, allá por 1755, escribió: “Those who would give up essential Liberty, to purchase a little temporary Safety, deserve neither Liberty nor Safety.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s