También en referencia a un post anterior me dicen que tal vez las connotaciones negativas (o más bien duales) del dinero no es correcto que se imputen exclusivamente a la cultura judeocristiana sino que acaso vienen desde mas lejos y son algo inherente al hecho de que el dinero puede da y quita la felicidad al ser humano, según se utilice.

Puede ser. Es cierto que el pensamiento cristiano es muy claro al respecto y nace no solo en San Pablo o San Agustín, como mencioné en mi post (y ambos son los dos co-creadores del corpus doctrinal del cristianismo, sin la menor duda, y con permiso del de Aquino), sino que arranca de Mateo 6.24 : “No podéis servir a Dios y al Dinero”. Pero también es justo reconocer que el recelo frente al dinero viene de mucho más lejos. Por ejemplo, en Sófocles ya encontramos claramente expresada la idea, en las famosas palabras de Creonte al coro, en Antígona: “No hay nada peor que el dinero / El dinero arrasa las ciudades, expulsa / A los hombres de sus casas, envenena los corazones / Convierte la honestidad en acciones vergonzosas / Muestra a los hombres el camino a la villanía”

Y esa idea clásica es la que pervive y se desarrolla durante toda la Edad Media, al menos hasta el renacimiento y la emergencia de la burguesía hegemónica. Y no siempre tuvo vinculación al pensamiento ortodoxo cristiano. Eso es cierto.

Por ejemplo, en las Canciones Bávaras que entonaban los provocadores, anticlericales e irreverentes estudiantes goliardos (es decir, en los Carmina Burana) encontramos la misma idea, aunque el fragmento en cuestión no lo consideró Orff para su célebra cantata. Una lástima.

Es un fragmento de los Carmina que me he permitido traducir a mi modo y que creo tiene el interés de ser una de las indudables fuentes del famoso poema del no poco goliardesco Quevedo (además de otros posibles elementos que acaso le inspiraron, como el Elogi dels Diners del mallorquín Tureda o los versos de Niccolò de Rossi que creo haber mencionado en algún post hace años).

He aquí el fragmento de los cantos goliardos que me he permitido adaptar:

Es en la Tierra el dinero hoy en día el gran Señor

El Dinero quiere al amo, y le sirve con esmero

Ama el dinero el mendigo y lo venera la Curia 

Nada teme el poderoso sino el mal de la penuria

Por igual monje y abad gozan los dos del dinero

El dinero da consejo desde el último al primero

A la paz lleva a las gentes y a la guerra si le place

Al prior le da la dicha y al abad también complace

Al inocente le acusa y al rico quita la calma

Por dinero peca el santo y el honesto vende el alma.

Un comentario en “Poderoso Caballero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s