La comunicación política se parece cada vez más, por lo falaz y lo pueril, a la de los detergentes. Cada candidato se limita a garantizar que su opción será más eficaz, más beneficiosa para todos…

O sea, que él “lavará más blanco”.

Curiosamente, ese “lava más blanco” de los detergentes es esencialmente mendaz. La blancura de los detergentes no sobreviene por efecto de su poder de limpieza, sino porque contienen partículas orgánicas que absorben la luz ultravioleta y emiten una luz azulada. Al exponer al sol la ropa lavada (como nos muestran sistemáticamente los anuncios), percibimos una blancura deslumbrante. 

Pero esa blanca limpieza es solo una ilusión óptica.

Lo mismo ocurre con lo que nos dicen los candidatos. 

Ilusión óptica como mucho.

Y candidato es por cierto palabra relacionada con la blancura (por la cándida-blanca-vestimenta tradicional de los aspirantes a magistrados en la antigua Roma).

Todo encaja.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s