Agitamos el frasco de ketchup porque las moléculas de la salsa son de tal naturaleza que se desacoplan unas de otras con el movimiento y, fluidificándose, salen al exterior más fácilmente.

Ocurre lo contrario con la mucosidad líquida de los bronquios, que tiene una naturaleza química opuesta a la del ketchup . Para expulsar esa incómoda mucosidad al exterior necesitamos una vibración enérgica que la densifique y permita que la arrastremos fuera. Conseguimos ambas cosas con el carraspeo y la tos.

La pura agitación, también en la vida social, unas veces fluidifica y otras densifica. En unas ocasiones estimula el desarrollo. En otras, hace más espesos los problemas.

¿A qué tipo de proceso corresponden los chalecos amarillos que agitan la sociedad francesa?

Yo no lo tengo claro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s