Paseando por el pueblo vecino veo una tasca que se llama El Ambigú.

¡Ambigú! Me parece que es ya palabra en desuso. Pero yo la recuerdo muy bien en boca de mi padre. Con ella se se refería al pequeño bar que solía existir en los teatros o cines. Un lugar donde podíamos consumir un piscolabis en el intermedio del espectáculo. 

A mí me gustaba el ambigú. Y me gustaba esa palabra, que se me antojaba exótica, como africana; am-bi-gú.

En realidad, ambigu es un vocablo francés de origen latino. Viene de amb (alrededor de, por ambas partes) y de agere (llevar, acarrear). Así que, etimológicamente, ambigu, indica algo así como algo que se empuja desde diferentes direcciones. 

Estamos por tanto ante el  corriente y moliente “ambiguo” de nuestro diccionario, en versión francesa, y que representa la trasposición al mundo de los conceptos de esa idea de algo que se está debatiendo entre dos sentidos opuestos.

¿Y qué tiene que ver entonces esta idea de ambigüedad con el pequeño bar de los locales de espectáculos?

Pues porque la palabra francesa ambigu se comenzó a utilizar, en los círculos de la vida social burguesa, allá por el siglo XVIII, para denominar un sencillo refrigerio o buffet que se servía a los invitados. Un tentempie en el que se ofrecían manjares tanto dulces como salados. Es decir, un refrigerio “ambiguo”. O ambivalente, si lo prefieres. 

Pues se me ha quedado en la mente el nombre de ese bar: el Ambigú. 

Tal vez porque, en cierto modo, hemos llegado a una ambigüedad generalizada. 

Todo ahora parece ambiguo. En la sociedad. En la política. En la economía. Se han difuminado hasta el infinito los confines de las ideas y los valores. Populismo, razón, globalización y antiglobalización, reacción, progresismo, la izquierda, la derecha, lo transversal…todo forma parte ahora de una especie de salpicón o gazpacho.

El mundo se ha convertido un gran ambigú. 

La función está detenida. 

Y solo nos podemos consolar con un triste buffet frío mal servido. 

Así que a la espera de que se reanude el espectáculo, le ofrecemos el ambigú. 

Visite nuestro bar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s