Lo de ser más papistas que el Papa es algo genuinamente español. De hecho, la frase, que en italiano es “essere più papisti del Papa”, tiene origen en las disputas que mantuvieron nuestros pequeños austrias con Roma. El Imperio español creado por Carlos V y su hijo, se desangró cuando sus descendientes quisieron ser precisamente “más papistas que el Papa” y defender a sangre y fuego en toda Europa una ortodoxia católica integrista que incluso ponía en cuestión la defensa de la esencia dogmática por parte de la jerarquía romana.
Felipe III y su gobierno, sostenían una y otra vez que la Iglesia debería ser defendida del Papa mísmo y de la Curia, instituciones que se juzgaban incapaces de cumplir los fines que eran propios y definir la verdadera ortodoxia doctrinal.
Felipe IV, ese rey al que aún se llamaba “el Grande”, movilizó todo su aparato diplomático, dirigido por el Arzobispo Urbina, para conseguir que Roma dogmatizase finalmente sobre la “Inmaculada Concepción”. En una instrucción de 1661, el rey le pide al prelado que haga saber en Roma lo «muy absurdo» que sería que en toda Europa estuviese vigente ese ansiado dogma de la Inmaculada (obstinadamente promovido por el gobierno habsburgo español durante décadas), «pero no en Italia ni en Roma».
Es en este contexto de conspiraciones y disputas con y contra Roma por parte del hijo y del nieto de Felipe II es precisamente en el que se populariza la frase “ser más papista que el Papa”. Una frase que, por lo que se ve, sigue teniendo mucha vigencia. Nada cambia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s