tli-kurfc2b3rstendamm_in_berlin-899581.jpg

Cuando los autores de la Constitución de Weimar (1919) elaboraron y aprobaron el célebre artículo 48, que abría la puerta, en circunstancias excepcionales, a la limitación de las libertades ciudadanas y a la asunción de excepcionales poderes por parte del poder ejecutivo, confiaban, claro está, en que fuera usado solo en casos…excepcionales.
Sin embargo, el primer presidente de la República que emergió tras la derrota germana, el socialdemócrata Ebert (el mismo, por cierto, cuyo nombre se uso para denominar a esa Fundación que, con fondos de dudoso origen y al objeto de frenar el comunismo en la península ibérica financió la conquista del poder por el PSOE en 1982), utilizó el poder excepcional del artículo 48 de Weimar nada menos que 136 veces.
Ebert no dudó en usar el 48 incluso para deponer gobiernos regionales legítimos como los de Sajonia y Turingia, o para promover la abolición del jurado, con la tristemente famosa reforma Emminger.
Naturalmente, cuando Hitler conquistó el poder en las urnas, no tardó en sacar aún más partido del dichoso artículo 48, promulgando, en base a dicha norma constitucional, el llamado Decreto del Incendio del Reichstag que suspendía la práctica totalidad de los derechos ciudadanos. Nunca jamás esos derechos volvieron a los ciudadanos alemanes. Y por supuesto, nunca más dejó de aplicarse en la Alemania nazi el artículo 48 y sus derivados. Era un artículo previsto para tiempos excepcionales, pero nunca dejó de aplicarse durante 26 largos años, y solo se canceló cuando los rusos tomaron al asalto el Reichstag.
La Historia sugiere que abrir la puerta a las suspensiones “temporales” de derechos fundamentales es abrir la puerta a un proceso de degradación cívica que nadie sabe bien cómo puede terminar.
Basta mirar al pasado para comprender que, en materia de restricción de libertades, las excepciones se convierten a menudo en reglas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s