InsideOut55830c82ed2a4.0

Es curioso, pero en la recién estrenada película Inside Out no hay sexo. Nada de sexo.

Quizá sería de esperar, teniendo en cuenta que se trata de un producto de la casa Disney, donde pueden estar permitidas todas las atrocidades y tragedias imaginables (capaces de traumatizar para siempre el alma infantil con recuerdos tristísimos promovidos por escenas de Bambi o Dumbo, por ejemplo), pero donde el sexo propiamente dicho está desde siempre proscrito.

En cualquier caso es chocante, porque se supone que Inside Out trata de “sacar afuera” lo que está ocurriendo dentro de nuestro cerebro, en el que como sabemos, el sexo suele tener cierto protagonismo…

Bueno, algo más que cierto protagonismo, reconozcámoslo. Porque, incluso dejando aparte el enfoque freudiano, tendríamos que aceptar que el cerebro humano existe, básicamente, por y para el sexo. Déjame que te explique lo que quiero decir.

Si fuéramos microorganismos, nos reproduciríamos por duplicación. Crearíamos en un plis plas, por ese sistema, una progenie de miles de sencillos individuos. Las escasas mutaciones producidas por el azar en esas duplicaciones masivas serían más que suficientes para asegurar la adaptación al medio de la especie en cuestión, dada la enormidad de los factores de multiplicación generacional.

Pero el hecho es que no somos microorganismos. Somos criaturas enormes. Complejísimas. No podríamos multiplicarnos de la misma manera que las bacterias o los virus, so pena de contradecir las mas elementales leyes de la termodinámica.

Siendo esto así, nosotros nos vemos obligados a buscar métodos más eficientes para reproducirnos y sobrevivir como especie. Y el método es el sexo. Gracias al sexo entre géneros, y al igual que otros muchos seres del reino animal, conseguimos que cada generación presente la necesaria variabilidad genética con respecto a la anterior, incluso aunque los vástagos de una pareja no sean más que un puñado de individuos.

Lo que pasa es que el sexo exige movimiento. No podemos, por ahora, intercambiar nuestra carga genética a distancia, desde la inmovilidad (aunque hoy he leído en La Repubblica que ahora se envían embriones a Italia desde España, y por correo o mensajero  (!)).

Pero el sexo exige además atracción. Es preciso que entren en juego las hormonas, los neurotransmisores y los mecanismos de placer/dolor, sin los cuales la mera proximidad física no sería suficiente, normalmente, para producir el intercambio.

Pues precisamente el cerebro es, esencialmente, esa respuesta evolutiva que permite que ciertas criaturas puedan moverse. Criaturas que no pueden recurrir al viento o al vuelo de los insectos para “polinizarse”. Criaturas que necesitan un sistema muy evolucionado para hacer posible el control del espacio y para acercarse unas a otras a fin de reproducirse.

Y adicionalmente, la mente humana es también, en esencia, el sistema que hace posible la atracción entre los géneros, más allá de la mera proximidad entre ellos. Acierta quien dice que el órgano sexual por antonomasia es el cerebro (por más que a veces sea justo al revés, pues también se da el caso de que el cerebro de algún individuo se sitúa más bien debajo de su cintura…).

En fin, resumo diciendo que tenemos cerebro para movernos. Básicamente tenemos sesera para desplazarnos con precisión hacia la comida y en particular para acercarnos hacia los individuos del sexo opuesto. Y para sentirnos atraídos por ellos. Es tan sencillo como eso. El cerebro, evolutivamente hablando, es un instrumento del sexo…Por y para el sexo, principalmente, tenemos cerebro.

El resto es, desde Atapuerca hasta esa fascinante nave espacial que ahora fotografía las montañas de Plutón, pasando por Miguel Angel o García Lorca, puro desarrollo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s